Sistema e-fidelius: firmar sin corroborar lo filmado.

Fuente: CBS_FAN (stock.xchng)

Fuente: CBS_FAN (stock.xchng)

La aparición de los medios tecnológicos pretende no sólo agilizar el sistema judicial, sino también aportar unas garantías mayores que aquellas a las que puede contribuir el ser humano. En este caso, la filmación de una vista pretende afianzar aún más lo ocurrido, que lo transcrito por el secretario judicial en aquella. Pero semejante garantía, ¿justifica la no observancia de lo filmado por el secretario judicial en el momento de la vista?

Un nuevo sistema informático se está elaborando en la justicia electrónica, por el cual se podrá grabar las vistas judiciales a través de medios telemáticos. El sistema permite transmitir aquellas por estos medios, siempre y cuando se utilice la firma electrónica reconocida cumpliendo los requisitos de la Ley 59/2003.

Con ello se pretende que el secretario judicial no acuda presencialmente a las vistas, y pueda dedicar su tiempo a actividades más productivas durante el tiempo que estas duren. De esta forma, el secretario judicial únicamente tendría que firmar electrónicamente una vez comience la vista procesal, y volver a hacerlo una vez terminada la misma.

La aplicación del sistema informático supondría ahorrar tiempo al secretario judicial, en principio, en cuanto a los desplazamientos físicos que tuviera que hacer en cada una de las vistas. Y digo en principio, porque la realidad es bien distinta.

El secretario judicial, en la práctica, firma una vez empezada la vista desde su lugar de trabajo y se dispone a realizar actividades, ya sea en ese mismo lugar o en otros, sin que en ningún momento observe aquello que está ocurriendo en ella, o mejor dicho, sin que observe aquello que está firmando. Y que o bien, puede ser la vista judicial pretendida, o bien, puede ser un “pantallazo negro” en su ordenador; ya sea debido a un error en la conexión por medios telemáticos, o incluso, llegándose a firmar una proyección muy distinta a la realidad, porque la conexión ha sido interceptado por algún tipo de malware.

Sí bien esta última posibilidad es prácticamente imposible de que ocurra, dada la infranqueabilidad del sistema de firma electrónica. Si puede suceder que exista un fallo electrónico o telemático en las comunicaciones, como puede ser por ejemplo, la “caída del servidor”.

Por lo tanto se ha de exigir al secretario judicial un deber de vigilancia proveniente de un deber de diligencia en el desempeño de sus funciones, ya que ambos conceptos están íntimamente relacionados. El uso de la firma electrónica garantiza lo predispuesto por la ley, pero ello sólo es así, cuando dicha firma se utiliza de manera adecuada.

Por todo ello, ha de quedar claro que del mismo modo que no se firma manuscritamente aquello que no se lee, no se puede firmar aquello que no se ha visto, careciendo de sentido corroborarlo una vez ya firmado.

¿Te ha parecido interesante? Compártelo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Meneame
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Google Bookmarks
Posted in Administración electronica, Derecho tecnológico, Justicia Electrónica, Nuevas tecnologías, Privacidad, Protección de datos and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink. RSS feed for this post. Leave a trackback.

6 Responses to Sistema e-fidelius: firmar sin corroborar lo filmado.

  1. Gabriel says:

    Luego de felicitarte por abordar el tema, quisiera aunar a tus comentarios que estamos viviendo una etapa donde se nos quiere convencer que el mero incremento de la tecnología deberá necesariamente incidir en un mejor servicio en la administración de justicia, cuando lo cierto es que si dicho incremento no lleva aparejado un verdadero cambio de actitud en los funcionarios que deben tutelar los derechos y garantías de nada valdrá la implementación de las nuevas tecnologías.
    No se trata de ser reaccionarios a estas nuevas corrientes tecnológicas, ni mucho menos dejar de reconocer sus bondades, sino de asumir que las mayores deficiencias provienen de la actitud y aptitud humana.
    Asimismo, considero que se debe instaurar un balance entre las ventajas que produce el fenómeno tecnológico y los derechos que deben permanecer incólumes en los procesos judiciales, razón por la cual me atrevo a aventurar que la instauración de este tipo de sistemas se fundamenta en las mínimas probabilidades de fallo en los sistemas que puedan existir, sin embargo no se trata en el presente supuesto de un sistema de facturación o algo que fuera facilmente reparable una vez reconocido el fallo técnico, sino de un proceso judicial en el cual pudiera darse que una persona culpable pueda ser absuelta por un fallo de esta naturaleza, o peor aún que una persona inocente pueda ser declarada responsable de un hecho.
    Por lo tanto, no creo que el pilar en el cual se pueda basar la modernización de la justicia, sea uno meramente estadistico donde se justifique la posibilidad de que ocurra un error, diciendo frases como “será uno entre mil”, porque resulta que en materia de JUSTICIA, ese uno tiene unas implicaciones francamente perniciosas para el sistema.
    Entiendo que como todo proceso de transición, existirán errores, y por ello creo más en los pequeños pero sostenidos avaneces, que en los pasos de gigantes que generen muchas circunstancias lamentables en el camino.
    Comparto tu preocupación en torno a que dicha firma electrónica debería acreditar lo ocurrido durante la vista, por lo que se estaría tergiversando el sentido de acreditación cuando el secretario puede no tener idea de lo ocurrido en dicho acto procesal, y aún así suscribir el mismo.
    No sería un paso más moderado pero mas seguro que el secretario, o cualquier otro funcionario al cual se le atribuya por Ley tal potestad, presencie el acto y luego lo certifique, a través de la firma electrónica, resaltándose en este supuesto la posibilidad que ofrece la tecnología de grabar y poder reproducir el acto en su integridad, y no un simple resumen del mismo.
    Para no alargar más este breve comentario, solo quiero insistir en la necesidad de que el cambio sea primordialmente humano, para que adquiera verdadero sentido lógico todo el plan modernizador, toda vez que de nada servirá contar con tecnología de punta siendo que los operarios se mantengan anquilosados en las mismas prácticas y costumbres que han producido un divorcio entre el sistema de administración de justicia y la sociedad.

    • Efectivamente Gabriel, comparto tu opinión. Tecnología y “ética” humana debe ir aparejada. De del mismo modo que la tecnología no existiría sino es incentivada por el ser humano, tampoco sería verdaderamente eficaz si esta no se controlase. Las novedades tecnológicas no obedecen a un “libre albedrío” sino que son configuradas según el ser humano quiera. Ya sólo por esa configuración se necesita un control, porque sin él, no podriamos atribuir responsabilidad a nadie. Sólo puede ser responsable legalmente un ser humano, y espero que siga siendo así el resto de nuestra existencia.

  2. Teresa Nevado says:

    Muy interesante artículo; estoy de acuerdo contigo, Eduardo: ¿cómo garantizar que el secretario judicial da auténtica constancia fehaciente de la realización, no sólo de la vista, sino de cada suceso procesal que pueda tener lugar en ella? (Art. 145, Ley 1/2000, de Enjuiciamiento Civil). Un abrazo.

    • Efectivamente dicho artículo se reformo por la Ley 13/2009 de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial; pues sin esta reforma no se hubiese podido implantar el sistema e-fidelius. Igualmente se modifico el 146 y 147 y este último señala que “siempre que se cuente con los medios tecnológicos necesarios, el Secretario judicial garantizará la autenticidad e integridad de lo grabado o reproducido mediante la utilización de la firma electrónica reconocida u otro sistema de seguridad que conforme a la Ley ofrezca tales garantías. En este caso, la celebración del acto no requerirá la presencia en la sala del Secretario judicial salvo que lo hubieran solicitado las partes (…)”. Lo que abre la posibilidad de no presentarse en la vista, pero además, sin imponerle ningún deber de vigilancia sobre la misma, y sólo garantizar la autenticidad de esta por firma electrónica. Un abrazo enorme.

  3. jorloba says:

    Muy interesante el artículo, Eduardo. Espero que doten al sistema informático de unos buenos fondos económicos para poder funcionar correctamente, porque con los pocos medios de la justicia actualmente… Para poder dar constancia fehaciente de cada acto, lo único que se me ocurre es que se le entregase un dispositivo tipo smartphone al secretario y cuando fuese a acontecer cada acto procesal se le notificase en el dispositivo de forma que pudiera firmarlo electrónicamente y no tuviera que estar pendiente del mismo.

    Un saludo.

    • El problema no es realmente tecnológico. Porque de nada serviría que el secretario judicial tuviese la posibilidad de visonar la vista a través de su smartphone si no hay ninguna ley que le obligue a ello. Sólo existe la posibilidad de garantizar la autenticidad de lo grabado, esto es, mediante firma electrónica, independientemente de que se haya visionado o no la vista. No se trata de un problema tecnológico, sino de atribución de responsabilidades. En mi opinión, se trata de una mala redacción, o al menos insuficiente, de la Ley 13/2009. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark.